¿NADIE CUIDA A NADIE?

Educac2

 

 

 

Hoy es 15 de marzo. Seguimos estancados en lo político y con la ilusión de un gobierno justo y sabio en cuarentena. Pero no todo está perdido porque los líderes ¡están negociando! NEGOCIAR según la RAE significa: «Tratar asuntos públicos o privados procurando su mejor logro». Esperemos que las personas que negocian sepan dialogar. Sabemos que este arte requiere todo un aprendizaje que comienza en la más tierna infancia, sigue en la escuela y se cultiva y enriquece a lo largo de toda la vida.
A dialogar se aprende dialogando (recuerdo aquella anécdota que contaba María Dolores RIUS- maestra de maestros- del profesor de lengua y literatura que comenzaba sus clases sobre el lenguaje exigiendo silencio). En el pasado, la mayor parte de los políticos encargados de gobernar estudiaban en prestigiosos colegios privados de la Comunidad de Madrid (léase El Pilar) y a pesar del rigor de sus maestros, tuvieron una enseñanza más culta y liberal que la que les ofrecían sus progenitores (seguro que muchos de ellos aprendieron a dialogar, pero no estaba en su ADN llevarlo a la práctica). En este momento, el abanico de líderes convocados a este banquete democrático procede de escuelas distintas. Unos, ya mayores, arrastran sus huellas del franquismo con salpicaduras de LOGSE y con tintes de enseñanza de élite. Otros vienen de la escuela concertada y si son jóvenes, con suerte, incluso pueden haber tenido profesores innovadores, expertos en metodologías colaborativas, que les hayan conducido por el camino del diálogo y el aprendizaje cooperativo. Seguro que para ellos resulta más fácil escuchar a sus adversarios políticos, sellar acuerdos y completar su acción con las propuestas del que tienen enfrente. Después habrá otro grupo que procede de la escuela pública y aunque con una posible formación integradora y cosmopolita, sin duda sus experiencias afectivas serán parecidos a los del grupo inmediatamente anterior, y sus vivencias educativas dependerán de si se han educado en una Comunidad autónoma o en otra, si su colegio tenía o no biblioteca, laboratorio, caldera nueva, estabilidad y formación del profesorado, mayor o menor número de alumnos por aula y un largo etcétera reivindicativo.
En todo caso una cosa tienen en común, todos ellos estuvieron sometidos a los mismos vaivenes legislativos: ley de ordenación de las enseñanzas medias de 1953, Ley general de educación de 1970, LODE del año 1985, LOGSE-1990, LOCE-2002, LOE-2006, LOMCE-2013, y seguro que a todos en algún momento de su vida les han afectado estos cambios. Claro, que si tengo la fortuna de que los que saben y entienden lean este texto, me van a decir que la familia es lo primero y que algún negociador con mala experiencia escolar tendrá unos padres estupendos y su formación estará basada en la tolerancia y los valores éticos que la acompañan. Pero yo quiero poner en valor ese segundo contexto socializador que es la casa de los niños , la escuela, el instituto y la universidad. Todos estos son lugares en los que aprendemos a argumentar , escuchar, reflexionar y creo que a dialogar.
Además de desear que sus señorías recuerden sus escuelas y sus barrios a la hora de hacer alta política, me gustaría que tuvieran en cuenta que las personas somos responsables unas de otras.
Conócete a ti mismo decía Sócrates, situando al hombre en el camino de la verdad. Nosotros, los votantes, no vamos a parar de hacernos preguntas prácticas sobre el sentido de nuestro voto, pero podemos intentar darles pistas para que su diálogo nos lleve a todos al mejor puerto.
¿Serán los políticos capaces de tener en cuenta los rasgos comunes más que las diferencias? ¿Entenderán que negociar significa acercar posturas para perder razones y ganar soluciones? ¿Se sentarán sin prejuicios (juicios previos) para ganar pequeñas batallas que impidan una gran guerra o unas segundas elecciones? ¿Querrán dialogar? ¿Sabrán negociar?
Palabras para la reflexión: poema de JORGE RIECHMANN
¿NADIE CUIDA A NADIE? ¿Has visto alguna vez/luciérnagas?, preguntaste. Sí,/contesté. La última/con esos niños de vacaciones en la aldea/que admirados por la belleza de los bichitos de luz/jugueteaban con ellos/hasta despedazarlos.
SALUDOS
Si quieres contactar conmigo, mándame un correo a
sendanorte@sendanorte.es

 

 

 

Sé el primero en comentar sobre "¿NADIE CUIDA A NADIE?"

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada.


*