Publicidad

Pies calientes en inviernos frios en el Museo Hermanas Miñambres

En este Valle de inviernos fríos, era preciso ir bien abrigados, de pies a cabeza.
Para este propósito solían cubrir sus pies con buenas medias de lana, frecuentemente azules o de otro color, que para el caso era lo mismo. Sobre estas medias, unos calcetines también de lana y para la nieve añadían unos peales de piel, con lo que mantenían sus pies protegidos de la humedad.

Adjuntos:
horario de invierno.jpg[ ]212 Kb
 

Vestimenta de Avila en el Museo Hermanas Miñambres de Rascafría

La provincia de Ávila muestra ciertas peculiaridades en su vestimenta tradicional. Suelen tocarse con una especie de sombrero de paja de centeno, llamados gorras, por carecer de ala en su parte trasera. Estas gorras se colocaban sobre el pañuelo, que generalmente iba suelto.
Aunque están adornadas profusamente, se llevaban para trabajar en el campo.

 

VERBENAS Y ROMERÍAS EN EL MUSEO HERMANAS MIÑAMBRES

Estallido de color y alegría. Profusión de mantones, tan importantes e imprescindibles, que no importaba echar mano de los ahorrillos para lucir un mantón de Manila en la verbena, ya fuera de S. Isidro, la Paloma, S. Eugenio o cualquier otra de las muchas que se celebraban en Madrid. Mantones que han pasado de generación en generación y que aun hoy mismo podrían lucirse, dándoles un aire moderno, en bodas y otras fiestas.

 

PAÑOLÓN ESTAMPADO EN EL MUSEO HERMANAS MIÑAMBRES DE RASCAFRIA

Los pañolones se diferencian de los mantones en que no llevan flecos. Son como pañuelos grandes, ideados para cubrir hombros y espaldas . Por su comodidad solían llevarse a diario. No es de extrañar que este mismo diseño de pañolón se pueda ver en otras provincias, como son León y Zamora al ser comprado en el Valle a "Los Zamoranos" tenderos ambulantes que venían de tierra de Zamora.

MANTÓN ALFOMBRADO en el Museo Hermanas Miñambres en Rascafria

Esta clase de mantón está tejido en lana de oveja merina, al estilo de Cachemira.
De grandes dimensiones al tener dos funciones asignadas: la principal de ellas era servir de cobertor de las camas. Con la llegada del frío invernal, se utilizaba también de mantón. Para este menester se doblaba a la mitad y de nuevo a un tercio de la primera doblez, colocándolo sobre los hombros. Es agradable de llevar por su ligereza y sensación de calor.

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657