Publicidad

ELECCIONES GENERALES EN LA PRIMAVERA ETERNA

Rosa Ortega Serrano
Cuando todo eso haya sucedido, haga lo único que se puede hacer, sonría, mire a su alrededor y a pesar de todos los pesares, siéntase un ciudadano español o qué digo, una ciudadana del mundo. Ningún mercachifle de la política va a lograr cegar mis ojos con el velo negro de su victoria. Votamos porque soñamos con el mejor de los gobiernos posibles, salimos a la calle el 8 de marzo para decirle al mundo que las mujeres seguiremos luchando, nuestros jóvenes se manifestaron pidiendo clemencia para el planeta y exigiendo que cese la ambición y la codicia humana, y además no llueve.
Porque hemos pasado por todo esto, y dado que este es un periódico local humilde y costumbrista que a veces maltrata a sus lectores inquietándoles con las cosas de la vida, hoy voy a celebrar la llegada del día del libro ofreciéndoles razones para no leer. Hasta el escritor y filósofo José Antonio Marina se ha preguntado alguna vez: "¿De verdad es tan importante leer?"

 

La sierra 2.0

Rosa Ortega Serrano
Miremos hacia otro lado, hagamos como que no nos importa y así parecerá que no nos toman el pelo. Acudamos a las urnas como corderillos después de habernos tragado los mítines de rigor, los diálogos de besugos en los que cada político dice lo que debe y no lo que cree, los insultos ante las cámaras y la camaradería tras ellas. Después del maquillaje, para parecer nuevo, aunque lleven tiempo en el negocio de manejar la cosa pública. Después de valorar cuánto les estará-nos estará costando todo este movimiento de personas, publicidad y rabietas. Tras recordar que muchos de ellos y ellas gastaron influencias y hasta se enriquecieron a nuestra costa y que solo hablan de lo bien que lo harán en el futuro "porque seguro, seguro que de esta legislatura no pasa, habrá pacto por la educación".
Y esta es, según los expertos, la parte de la campaña más tradicional, la que ellos llaman "pública y notoria", en la cual la información, los bulos y las actitudes son públicas y se pueden contrastar. Junto a esto asistiremos a la utilización de las redes sociales para difundir noticias falsas, controlar emociones y crear opinión en grupos de whatsapp. De este modo, junto a la curiosidad de estudiar posibles alianzas entre partidos, rasgos de los líderes, apoyo de las televisiones, nos tendremos que preguntar qué posición ocupan en Instagram o número de seguidores en Twitter.
Pero parece que estoy narrando el Apocalipsis y es solo una campaña electoral. No es ni una gripe, ni un catarro mal curado, estamos a tiempo de pasar de lo que no nos guste, sentarnos, mirar hacia atrás y ver cómo va la vida. No necesitamos más información, sino mejor.

La economía de andar por casa

Rosa Ortega Serrano
El dispendio nos ha invadido. Abrimos una puerta y aparecen cien regalos, movemos un árbol y caen monedas de chocolate. No es difícil encontrar niños y niñas cargados de deseos de poseer cosas que les brindaran un minuto de placer y años de reciclaje. Parece que ha llegado el momento de ocuparse de educar la necesidad de saber en vez de la de poseer.
Para los que tienen hijos e hijas pequeños, vamos a crear el banco del tiempo. Se puede inventar una entidad familiar que preste tiempo según necesidades y que premie la inversión en tiempo de distintas calidades con seguros para el alto riesgo comunitario, traducido en valores como recoger por ti la mesa o limpiarte la habitación. Se me ocurre que hacer los deberes de tu hermano pequeño tenga el 5% de rentabilidad sobre la inversión de hacer la cama y sacar al perro. Se puede dejar en bolsa todo el dinero que utiliza la familia para comida y obligar a los hijos a comprar y vender productos básicos para que aprendan el valor de los alimentos y la tragedia de no tenerlos.

¿Habrá tenido juguetes?

Rosa Ortega Serrano
Un mes es mucho para no decir nada, es mucho para callar y acumular acontecimientos, es demasiado si el gobierno andaluz lo decide la ultraderecha o sigue pendiente el juicio a los políticos catalanes, es excesivo si aparece Vox o hay que aprobar los presupuestos generales del estado.
Os dejé arrugándoos como pasas, tras doce uvas rellenas de suerte y os recupero en el valle de la ruina trazado por la cuesta de enero. Y todos los días preguntándome si Lucas habrá tenido juguetes. Me lo pregunto porque no me atrevo a ir a su casa para llevárselos yo misma.
Lucas es un niño de ojos negros que comprende que le va a llevar más tiempo que a otros y otras estudiar, entender a su familia, comer bien y tener una casa segura. Es el más listo del grupo y también el más alto pero su mezcla genética, aunque haya sido por amor, no le ha traído más que inquietudes y problemas. Ya sé que de momento es ficción pero os imagináis que le hubieran preguntado a Lucas dónde quería nacer y si prefería ser hijo o tutor de sus padres para meter en sus cabezas algo de sentido común y evitarles líos en la vida.

¿PARA CUÁNDO EL PACTO EDUCATIVO?

Rosa Ortega Serrano
Ana entra en casa bastante indignada y convoca a su familia. El objetivo de la reunión será la elaboración de una ley de educación.
Ana tiene cuatro hijos: una en tercero de Educación Infantil, otro en cuarto de Primaria, la adolescente en segundo de la ESO y el mayor, que va para astronauta y cursa segundo de Bachillerato.
Convoca al padre de sus hijos y le da el papel de escriba. Por supuesto que Ana está harta de que tanto diputado interesado dedique horas de trabajo costeado por todos para volver a redactar un preámbulo lleno de intenciones más o menos intencionadas, establezca los principios y fines de la educación que mejor le convengan, determine la parte común de la ley y la que las autonomías puedan decidir, ordene las distintas enseñanzas y organice la formación del profesorado, los centros docentes, la evaluación y la autoevaluación, la inspección y, por último lo más importante, la financiación de la ley. Esto debería suponer crear un fondo económico para los hijos, nietos y biznietos de Ana y lograr que los primeros salgan tan cultos y bien educados que cuando gobiernen dediquen mucho dinero para planes educativos que a su vez crearán más gente culta y bien educada. Es como la pescadilla que se muerde la cola pero con la cultura y la educación.

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657