Publicidad

Opinión

 
   
Queremos internet de calidad para El Atazar
A.M.GVivo en un pueblo pequeño de tan solo 70 personas censadas, El Atazar, aquí Movistar nos tiene olvidados, no solo ...
EL GUARDIAN ENTRE EL CENTENO (CATCHER IN THE RYE) DE J.D. SALINGER
Chimo MarcosPor primera vez me pongo a escribir en negativo. Es decir, pues no sé explicarlo mejor, que he leído un ...
El Escupitajo
José de Villamisar - Desde PEÑALABRA El pasado miércoles día 21 se desarrolló en el Congreso de los Diputados, como ...

POR QUÉ DEBEMOS PRESTAR MÁS ATENCIÓN A LA SALUD DE LAS MUJERES (II)

 

 

 

UniposiblelogoBienvenid@s a estas reflexiones sobre salud de las mujeres y género. En este mismo mes la sociedad también reflexiona el día 25 sobre la violencia que se ejerce contra las mujeres por el hecho de serlo: la violencia de género. Cuando hablamos de violencia machista tendemos a pensar en varones que maltratan a sus parejas de diferentes maneras: psicológica (la base de las otras y la que más afecta globalmente la salud de las mujeres), económica, física, sexual, contra el entorno de la mujer... Esto es cierto, pero no es más que una de las numerosas violencias machistas contra las mujeres. Unas y otras nos suelen pasar inadvertidas. Nos sucede por estar acostumbrad@s desde la infancia. Se vuelven invisibles, naturales e incómodas cuando alguna persona las evidencia.


La violencia tiene una raíz estructural en la sociedad debido a los valores patriarcales que la construyen y mantienen. Si analizamos desde esta perspectiva el abultado número de varones que maltratan a las mujeres, comprenderemos que no son enfermos mentales ni monstruos. Son hijos de su sociedad, hijos de su tiempo patriarcal.
Hablamos de maltrato a mujeres que son compañeras de trabajo, madres, transeúntes, viajeras en el asiento de al lado en el metro, mujeres en una fiesta... Si esas conductas se consideran reprochables por cada vez más personas, se lo debemos a la incorporación social de valores feministas. Es decir, valores de alcance universal. Valores que implican igualdad de derechos para las mujeres, los derechos plenos que les corresponden por ser personas. Valores de convivencia no violenta, una convivencia sin jerarquías y que prima las necesidades humanas sobre la acumulación de poder. Valores que llevan al cuidado mutuo, no a que la mujer cuide de todo su entorno sin reciprocidad.
Estos valores coinciden en el tiempo con los valores patriarcales históricos y dominantes; nos ha tocado una época contradictoria pero rica en oportunidades para construir vidas diferentes, vidas sin violencia.
MENOPAUSIA: CELEBRANDO LA VIDA... AUNQUE NO NOS DEJEN.
Hoy queremos compartir sobre la menopausia. Como otros momentos de la existencia (infancia, adolescencia, vejez...), la consideramos un momento de cambio y de descubrimiento, con retos y recompensas. Una época para crear, trabajar, disfrutar y compartir con nuestro entorno. ¿Os suena bien? Pues no. No podéis verla así si os aplasta la presión social sobre el cuerpo y sobre el imaginario femenino en relación con la menopausia. Esta violencia estructural carga de connotaciones negativas y de "debes hacer..." un momento vital tan interesante. Veamos apenas dos aspectos.

 

VIVIR PARA APORTAR HIJOS
Muchas mujeres viven como un menoscabo el final de la edad fértil. Elegir ser madre es positivo, salvo que la identidad femenina se construya desde la infancia como carente de valor y de proyectos propios, con la posibilidad continua de maternidad como eje fundamental de su vida. No somos máquinas reproductoras.

VIVIR PARA CONSUMIR
Productos de belleza, fármacos, cirugía plástica... El abanico no cesa. ¿Cómo te atreves a no ser ni parecer joven físicamente? ¿No osarás estar satisfecha con tu cuerpo?
En esta carrera enloquecedora y con fracaso garantizado, la autoestima, el cuerpo y la economía de la mujer sufren las consecuencias de una construcción social basada en modelos físicos inalcanzables para la gran mayoría, negando la diversidad de los cuerpos cada cual con su belleza propia. Dicha construcción social prima la simple apariencia física. A todo esto, lo llamamos violencia. Igual que a la prescripción de la terapia hormonal sustitutiva cuando carece de indicación fundada científicamente, solo con fines estéticos, o para prevenir supuestos peligros décadas después, o por una patologización de la menopausia en sí misma, totalmente ideológica y que solo beneficia a quien promociona y vende los fármacos que muchas mujeres han tomado arriesgando su salud y que algunas aún toman innecesariamente.

Grupo de Aprendizaje Colectivo sobre Género. UniPoSIBLE
http://uniposible.es/la-up-sierranorte/

 

 

 

Adjuntos:
Descargar este adjunto (UNIPOSIBLE calendarioA5.NOV16.pdf)UNIPOSIBLE calendarioA5.NOV16.pdf[ ]417 Kb

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Escrito por Senda Norte
 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657