Publicidad

Opinión

 
   
Pedro Sánchez doblega al aparato que le convirtió en mártir
Ignacio Pérez DíazLas primarias del PSOE, que se dirimían en torno a dos proyectos y liderazgos abiertamente ...
México: cuando el periodismo se convierte en heroísmo la democracia es papel mojado
Ignacio Pérez DíazEn México la democracia muere un poco cada día, con cada asesinato perpetrado contra un periodista. ...
Europa resiste, la amenaza persiste
Ignacio Pérez DíazEuropa respira aliviada tras la victoria de Emmanuel Macron en las elecciones francesas, en las que ...

RUGBY, LA MAREA QUE INUNDA LA SIERRA

 

 

 

SotorugbyDSC00147copyCuando juegas, sigues o enseñas rugby siempre, de forma invariable, tienes que responder a la misma pregunta: ¿Pero no es un deporte muy violento?
Seguro que ahora, mientras sigues este artículo te planteas la misma duda. Y vas a leer lo que siempre respondemos: "pues no. Todo lo contrario. El rugby es duro, pero para nada es violento. Todo está perfectamente controlado. El rugby se cimenta en el respeto al juego, al rival, al compañero y sobre todo al árbitro. En un partido de rugby jamás verás a los jugadores protestar una decisión al juez de la contienda, rodearle o insultarle como ocurre en otro deporte mucho más conocido. El sancionado agachará la cabeza y aceptará la decisión sin rechistar".


Es el único deporte del mundo en el que al concluir el encuentro, el equipo que ha perdido realiza un pasillo de honor para que pase el vencedor mientras le aplaude. E inmediatamente el conjunto ganador devuelve la cortesía y hace otro pasillo mientras corea el nombre del derrotado a su paso. Cualquier cosa que haya ocurrido en el campo es inmediatamente olvidada en cuanto se pita el final y se realiza el "Pasillo". Es esta una de las normas sagradas de este deporte. Aunque hay otras igual de curiosas.
Por ejemplo, en el rugby hay tres periodos. El primero y segundo se desarrollan en el campo y el tercero es un ágape en el que el club anfitrión invita al visitante a merendar. Esta celebración se denomina entre los iniciados "Tercer Tiempo" y a la misma no falta nadie. Este periodo extra y lúdico es obligatorio y tan importante o más que los dos primeros. Asisten a él todos los jugadores y hasta el árbitro. Un acto de hermanamiento entre los contendientes que tampoco se produce en ningún otro deporte.
El rugby es, queda claro, respeto, pero también reúne muchas otras características: es humildad, compañerismo, esfuerzo, sacrificio... En definitiva, una escuela de valores y de vida en toda regla que los jugadores aprenden desde el primer momento en que entran en contacto con la pelota ovalada (otra curiosidad exclusiva del rugby). Y, lo que no es menos importante, el rugby supone una actividad apasionante que se encuentra en plena expansión.
Llega a la Sierra
Hace pocos años se rompió el dique. El rugby se mantuvo durante décadas encerrado en la capital, con muy escasa presencia fuera de la Comunidad (Getafe, Las Rozas, Alcalá, Pozuelo, Majadahonda, Boadilla y poco más ) y ninguna en la Sierra Norte.
Y en estas montañas, un auténtico desierto en lo que al rugby se refiere, unos valientes se lanzaron a la aventura. Soto del Real Rubgy Club (el SRRC, el equipo de las cigüeñas) surgió de la nada. Fue en 2008. Y desde entonces ha inundado la Sierra de rugby. En este tiempo el Club ha realizado promociones en colegios de Soto, Becerril, Cerceda, Cercedilla, Miraflores, Manzanares, Colmenar... Cada año por sus cursillos pasan cerca de mil chavales de toda la comarca. Y tiene abiertas en estos momentos Escuelas Municipales en Becerril (lunes y miércoles) y Soto (viernes). Una ingente y altruista labor que pretende hacer realidad un sueño: que en un futuro lo más próximo posible la Sierra Norte madrileña sea capaz de hacerse con un hueco entre los grandes clubes del rugby nacional. Que cuente con un gran equipo formado en su totalidad por jugadores de los municipios de esta maravillosa zona.
Así, chicas y chicos de cualquier edad y cualquier característica física tienen la oportunidad de probar esta maravillosa y divertida actividad. Al rugby juegan altos, bajos, fuertes o flacos. Todos tienen cabida y todos pueden ofrecer algo valioso al grupo. Solo necesitan ponerse en contacto con el SRRC. No en vano su escuelita está considerada como una de las mejores de Madrid y dispone de equipos mixtos en sub6, sub8, sub10, sub12 y sub14; y sub16 y masculino en sub18 y en seniors, un grupo que compite con buenos resultados en Tercera Regional.
Y para ponérselo a todos todavía más fácil a los que deseen iniciarse, este año, por primera vez en su historia, el SRRC organizará un campus de verano de Rugby e inglés abierto a todos los niños y niñas nacidos entre 1999 y 2006, sepa o no jugar. El campamento se desarrollará en Soto del Real entre el 29 de junio al 10 de julio por las mañanas.
Para más información visita la página sotodelrealrugbyclub.com o la cuenta de Twitter @Rugby¬_SRRC

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Escrito por Senda Norte
 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657