Publicidad

La elegancia de un Presidente

José de Villamisar.
Las últimas palabras que pronunció Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados , antes de la votación que le dejaría fuera de la Moncloa, demuestran la categoría, el buen hacer, la educación y la elegancia del Personaje.
Con sus luces y sombras a lo largo de su dilatada vida política, Rajoy, se ha ido, como diría Felipe González, sin acritud, deseando suerte a su oponente, pues esa suerte será la de España, dijo.
Con la misma elegancia se despidió de sus compañeros de partido, convocando un Congreso Extraordinario, para que sus militantes eligiesen al que a partir de ahora será el que dirija los destinos del Partido. Renunció a designar a su sucesor, prometiéndoles que estaría a la orden de aquel o aquella que los militantes eligiesen, y cuando digo a la orden es a la orden.
Rajoy, el hombre que no hacía nada para que todo pasase, deja su escaño en el Congreso de los Diputados, deja la política en plena lucha por hacerse cargo de las riendas de un partido, para no inmiscuirse en las luchas internas que ya han comenzado. "será lo que vosotros elijáis", dijo.
Con la marcha de Rajoy, España pierde uno de los Diputados más brillantes que tiene el Congreso en la actualidad.
Otra muestra de la elegancia, la tenemos en que no solo renuncia a su escaño, sino que también renuncia a ocupar el puesto que le corresponde como ex-Presidente del Gobierno, en el Consejo de Estado y que le permite mantener privilegios como chófer, secretaria/o, escolta, despacho, aforamiento y la nada despreciable cantidad de 77.000 euros anuales, más complementos, dietas y otros que en conjunto alcanzan los 100.000 euros al año.

 

ME DA MUCHA PENA…

Rafael de Frutos Brun - Montejo de la Sierra 2018
Cuando el mes de mayo termina y al pasar por la plaza de Montejo y ver que el mayo no está en el sitio de todos los años, me da mucha pena. El pasado 30 de abril nadie recordó que era la noche en la que se echaba a mayas y se colocaba el mayo en su sitio.
El mayo ha sido un símbolo en Montejo, con una liturgia sencilla y simpática.
Días antes del 30 de abril, los mozos ya habían localizado el chopo o el álamo más alto y derecho de la zona, y sin previo permiso del dueño, era talado y traído al pueblo. Esa noche, con ayuda de tijeras de madera y sogas, era "plantado" y puesto en vertical, poco a poco y con gran esfuerzo, se iba consiguiendo el propósito, mientras la gente del pueblo lo admiraba y disfrutaba, sobre todo los abuelos recordando su juventud y dando sus consejos y aportando su experiencia. Terminada la faena de levantar el mayo los mozos invitaban a los presentes a limonada y galletas de vainilla.

UNA HISTORIA QUE REIVINDICAR SOBRE EDUCACION AMBIENTAL-IV

Antonio Ruiz Heredia
A partir de ese momento, como si de una epidemia de imprevisibles y maravillosas consecuencias se tratase, comenzaron a proliferar actividades similares propuestas y organizadas por asociaciones ecologistas y/o naturalistas como la Asociación de Estudios y Protección de la Naturaleza (AEPDEN), con su "Campamento-escuela de la naturaleza", o la Institución para la Educación Ambiental y Defensa de la naturaleza (RETAMA), con los suyos; Greenpeace, Grefa, Ándalus, Depana, Fapas, Gob, Fab o la Sociedad Española de Ornitología (SEO), pionera y fundada unos años antes que las anteriores, trabajaron incansablemente organizando actividades para niños, niñas y jóvenes, cursos, charlas, excursiones y proyecciones de diapositivas en escuelas y en algunos casos, como el de las asociaciones Grefa o Brinzal, cursillos para la formación de monitores medioambientales. (1)
Al tiempo que equipamientos tales como Granjas-escuela, aulas en la naturaleza, Centros de interpretación, Senderos guiados, etc. Fueron creados por doquier, siendo Cataluña, una vez más (y todo hay que reconocerlo) la comunidad que ya disponía en su territorio, en el año 1985, de la mayor densidad de este tipo de infraestructuras, en comparación con las que existían en el resto del estado español.

Testigo de excepción

Rafael De Frutos
Cuando se cumplen 105 años del segundo atentado que sufrió el Rey Alfonso XIII en Madrid, he recuperado una conversación, que mantuve en el año 1971, con un testigo presencial del mismo. Natural de Montejo de la Sierra, mi tío Juan Brun, sirvió en el Cuerpo de Alabarderos, encargados de la Escolta Real, y con 81 años me relató cómo vivió dicho atentado.

(Casa de Juan Brun, junto a la lumbre de la cocina, agosto de 1971, Montejo de la Sierra)

Rafa: Cuénteme usted lo que recuerda de aquel día.
Juan Brun: Cuando dispuso Alfonso XIII de que se iba a jurar la bandera el día 13 del mes de..., no me aseguro de qué mes fue...
Rafa: ¿Un mes después de entrar en quintas?
Juan Brun: No, ya estaba yo en la escolta. Pues resulta que pusieron unos anónimos por todas las esquinas de las calles y en todos los palos de la luz de los faroles diciendo que su Majestad, el Rey, sería asesinado el día de la jura de la bandera, y entonces, un ministro, que me parece que fue Romanones, le dijo que "mudar la jura", por si tenían la bomba preparada para el día tal y hora...

CICLOTURISMO SUICIDA

Luis Fco. Duran
Esto es lo que nos encontramos en las carreteras de la Sierra, todas secundarías, por cierto, una cantidad de supuestos amantes del deporte y del campo impresionante...pero sin ningún apego por sus vidas...no digo que todos, todos, lo hagan, pero que hay un ingente de ellos que se podían quedar en su casa a montar en bicicleta estática y de paso reforzarían la estética de la Sierra. Están tan convencidos de que la carretera es suya y que si les pasa algo los culpables vamos a ser los que conducimos un coche, que se la repamplinfa ir por la carretera como deben, o sea, en fila y por la derecha, ya que arcén no suele haber.

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657